Propósito

proposito

“Un texto sobre la primera impresión que sentí el sábado al llegar y comenzar el curso”
Un abrazo.  Javier Amer.

Propósito.
Por fin ha llegado el momento: Un nuevo día de “clase”. Pero hoy, a diferencia de cuando éramos niños, no hemos preferido quedarnos en la cama, no. Hemos madrugado, venimos cada uno desde nuestro “lugar”, algunos desde muy lejos, corriendo, empujando al tiempo para que el momento esperado desde hace tantos días, llegue un poco antes. El esfuerzo merece la pena: nos encontramos, nos abrazamos, recordamos cosas pendientes desde nuestro último encuentro físico o virtual:
– ¿Cómo te ha ido durante estas semanas?…
– Oye, explícame aquello que escribiste, que….
– Tenemos que hablar sobre lo que me contestaste, me ha quedado…
– Se soluciono aquel tema que tenías…
Es curioso, parece que nos hemos conocido más íntimamente durante estos días a través del aula virtual que durante todo el tiempo que hace que nos conocemos. Existe verdadero interés de unos por otros. ¿Será que nos une un mismo propósito?.

Ya estamos en la sala. Expectación , ilusión, contento, eso es lo que reflejan las caras, sentados en nuestros “pupitres”, todo preparado, cuadernos, bolis (varios, por si…), las gafas, el agua (no puede faltar nada), todos preparados, todos “a una”, con los ojos, los oídos y las neuronas muy abiertas para que no se nos escape nada. ¿Será que nos une un mismo propósito?.

Y entramos en materia, todos los pensamientos se esfuman, nuestros lápices corren por las páginas en blanco como caballos desbocados, la atención se concentra en el “Profe”, no como otras veces una atención relajada, tranquila, no, nos va la vida en ello, como si fuéramos el único alumno, como si fuéramos Uno… ¿Será que nos une un mismo propósito?.
¿Será que hemos decidido hermanarnos y empujar juntos para conseguirlo entre todos?.

Javier Amer

Javier Amer