Comentarios y vivencias de la semana

Comentarios y vivencias de la semana

Queridos compañeros:

Por fin  puedo escribir algo sobre mi experiencia del Curso este fin de semana. Siempre se me hace cuesta arriba el ordenador, pero sé que tengo que vencer el miedo o la inseguridad que este “trasto” me produce. Y la verdad es que desde el domingo veo las cosas de otra forma.

Si habéis leído alguno de mis comentarios de esta mañana (aunque sigo pensando igual sobre el ordenador) mi actitud en el fondo es otra. He sentido que a pesar de tener esa sensación hay algo dentro de mí que me impulsa a hacerlo, como diciendo: “no importa María, tú haz lo que tienes que hacer y algo pasará; ¿cómo?, no te preocupes, pues hagas lo que hagas todo está bien”.

Me lanzo, aunque no sé si voy a poder plasmar lo que siento…La verdad es que ahora me están cayendo unos lagrimones como puños cada vez que rememoro lo que sentí y lo que siento cuando Félix habló con la mano extendida como el mismo Dios diciendo: ” sois una emanación de Dios: ¡creéroslo!. Es como si Dios, contemplando su infinita naturaleza dice: ¡HÁGASE! y así surge MARIA, ANNA, JUAN…, así surgimos cada uno de nosotros como expresión singular  de ÉL”. Y ahí estamos nosotros, ahí se produce la creación, ya en el suspiro, en el aliento de vida…..

Mi impresión es que nos está repitiendo todo lo que hemos aprendido en los cursos anteriores pero con un matiz muy especial, más íntimo más profundo; como si nos desvelase sus secretos para llegar al fondo, a descubrir la esencia, a sentirla. Y así lo siento yo.

Me he reconocido “como Dios experimentando en esta vida”.  Y a veces es tan grande la sensación que tengo, que me da vértigo, que se me bloquea la mente y digo: esto no puede ser…Me he dado cuenta de que el tiempo de vida del ser humano es cortísimo; que prácticamente no es nada en relación con lo que somos, con el infinito y la eternidad.

También quiero deciros que estoy mucho mas sensible con todo: con las personas, con la naturaleza…, y cuando hablo de Jesús o escucho a alguien hablar de Él , siento una congoja…,  como una añoranza, y no puedo reprimir mis lágrimas y mi deseo de abrazarle o en su lugar abrazar al que tengo al lado.

Bueno compañeros: quiero deciros muchas otras cosas y hablar un poco de lo que he sentido del grupo. Pero ahora voy a tomar un poco el aire!

Hasta luego , besossssss

María Caballero

María Caballero