Los Guardianes del Paraíso tienen una connotación especial para todos nosotros..

CFG-losguardianesdelparaiso

Por fin iniciamos nuestro primer encuentro de fin de semana de formación como terapeutas y lo comenzamos investigando sobre el origen del hombre y de la vida humana. Como ya vimos en cursos anteriores, y según la tradición a la que pertenecemos, la alegoría del paraíso terrenal nos sirve para entender cómo los seres humanos pasamos de un estado original de plenitud a un estado de separación, realizando un viaje de salida (o caída) hacia el mundo y cómo, a partir de ahí, nuestro regreso es esperado en tanto experimentamos la vida. Mientras tanto, un guardián queda a las puertas del paraíso, no tanto para impedirnos el regreso como para indicarnos donde está la puerta de entrada cuando volvamos. En ese contexto, los Guardianes del Paraíso tienen una connotación especial para todos nosotros.

Pues bien, el fin de semana siguiente a este encuentro se sucedieron una serie de curiosas sincronicidades que reafirmaron nuestra convicción de que el camino de retorno ya está trazado y que solo hemos de estar atentos para descubrir las señales que nos van marcando la dirección. La cuestión es que varios de los componentes del máster, fuimos con un grupo de 56 personas a Asturias para hacer una parte del Camino de Santiago: LLanes-Ribadesella, el sábado, y Ribadesella-Colunga, el domingo. El grupo estaba organizado por las Consejerías de Cultura y Turismo de los Gobiernos Vasco y Asturiano para promocionar la vía norte del Camino de Santiago, o Camino Norte como también lo denominan. Ni que decir tiene que la experiencia fue una maravilla en todos los sentidos, pero lo curioso del caso ocurrió la tarde del viernes nada más llegar al “Albergue de la Estación” de Llanes y tener la reunión de presentación de los componentes del grupo.

La Directora de turismo de Asturias nos presentó mediante un PowerPoint en una pantalla el proyecto de promoción del Camino Norte Asturiano cuyo lema es: “Guardianes del Paraíso, ven, únete”. Nos regaló a cada uno una bolsa y una camiseta verdes con el lema impreso (como podéis ver en la foto que hemos “colgado”), y lo primero que dijo fue: “Desde este momento, os nombro a todos vosotros GUARDIANES DEL PARAÍSO”. Os podéis imaginar cómo nos quedamos nosotros cinco, nos mirábamos unos a otros con los ojos y la boca abiertos de par en par.

Cuando ella terminó su exposición, tomó la palabra el Presidente de la “Asociación de Amigos del Camino de Santiago” de Llanes, que iban a ser nuestros anfitriones durante la primera etapa encargándose de la logística y avituallamiento. Él iría en una furgoneta de apoyo y dos mujeres de la Asociación nos acompañarían andando para guiarnos. Al presentárnoslas lo hizo diciendo: “con vosotros van a ir durante todo el camino estos dos “ángeles de la guarda” para ayudaros en todo lo que necesitéis”. Después, nos enseñaron la ciudad explicándonos su historia y acabamos con una “espicha”, que es la manera típica de reunión de amigos Asturiana para tomar unos pinchos y beber sidra.

Podría llenar páginas y páginas sobre lo que vivimos en esos días, sobre las personas que conocimos, sobre lo bien que nos trataron pues, en varios pueblos, salían a recibirnos y nos invitaban a café, sidra o dulces. Pero, fundamentalmente, lo que queríamos compartir con vosotros es el inicio tan sorprendente y significativo que tuvo: Nos recordaron que todos somos Guardianes del Paraíso y que, durante el Camino, siempre nos acompañan Ángeles para guiarnos y protegernos.

Menchu Arrieta

Menchu Arrieta

Javier Amer

Javier Amer

Elena Saenz de Viteri

Elena Saenz de Viteri

Chuchi Sarachaga

Chuchi Sarachaga