De vuelta a casa y serenadas las emociones..

cfg- de vuelta a casa

De vuelta a casa y serenadas las emociones, decido embarcarme en la tarea de exponer cómo ha sido mi experiencia del comienzo de Curso. En primer lugar y a decir  verdad, no siento que este sea un “curso”, pero de algún modo hay que denominar a este nuevo camino que Félix nos abre, íntimo y sobrecogedor a la vez. Yo lo esperaba,  soñaba con esta posibilidad desde mucho tiempo atrás. Por eso, desde el primer minuto me sentí embargada por una intensa y cálida emoción que permaneció en mí todo el fin de semana, y aún después. Emocionada, sí,  e ilusionada por el nuevo proyecto de vida que Félix nos mostraba con tanta claridad.  ¿Cómo decir que no, cómo renunciar a ese simbólico y ansiado viaje al CORAZON, sabiendo lo que significa vivir desde y en ÉL?

He dudado antes de ponerme a escribir, consciente de que no tenía palabras para transmitir mis impresiones, mis sentimientos. Entonces decidí tomar la Biblia y abrirla al azar… y apareció Jeremías (La Nueva Alianza) 31-33, poniendo voz a Yahvéh:  “Pondré mi Ley en su interior y en sus corazones la escribiré, y yo seré su Dios y ellos serán mi pueblo”. Poco más puedo decir, pues eso mismo es lo que siento.

Ya de regreso, recibo como siempre a mis  pacientes, pero ya no es igual; algo ha cambiado en mi interior y en mis gestos, mi atención es distinta y mis palabras también, ha desaparecido mi timidez al hablar  del Jesús que yo conozco a quien llega hasta mí, pues sé que el que viene es porque pertenece a ese campo de conciencia personificado por Jesús cuyo  vínculo es el AMOR, donde no existe el yo y el tú sino el UNO, y donde todos conectamos con él.

Siento que Jesús habita en mí, que es mi MAESTRO y mi guía, y que ha esperado pacientemente a que yo estuviera preparada.  Así lo siento hoy: ahora es el MOMENTO. Y la verdad es que desde que me conecté al “aula virtual”  me siento como una persona que ha encontrado un tesoro y no cesa de abrir el cofre para contemplarlo; plena de entusiasmo.

Gracias compañeros de camino. Veo un árbol frondoso y con ramas que se extienden abarcando todo…,  Desde ese punto del alma donde soy tú: ¡FELIZ CAMINO!

Kuchy Sánchez

Kuchy Sánchez