En la clasificación de N. Daishonin, ¿Qué es el “mundo de la exaltación”?

el ritmo de la clase CFG

 

Milagros Díaz

Milagros Díaz

El mundo de la exaltación es un estado de conciencia que nos habla de la euforia que se siente al conseguir algo muy deseado, que nos hace sentir la alegría de vivir, la felicidad, pero esa que está instalada en el ego, no en el corazón, no en el Satchidananda, en la conciencia del ser, y por tanto es fugaz, y se pasa, llevándonos de nuevo a la ansiedad de volver a vivirla y buscarla continuamente, de querer atraparla, por lo que alcanzamos de nuevo el estado de conciencia del infierno. 
 
 
 
Tomás del Hierro

Tomás del Hierro

Según el budismo existen 3000 ( innumerables)mundos en la experiencia material del ser humano. Nichire Daishonin( 1222- 1282) , monje budista japonés y considerado por algunas escuela como Buda, los unificó en 10. En realidad se trata de modalidades de existencia y como tal, la mayoría conviven en el ser humano del nivel espiritual de cada uno. Los mundos de Nichiren abarcan desde el mundo infernal hasta el de budeidad. En esta clasificación, el mundo de la exaltación sería el 6º. En este nivel de experiencia, el estado de exaltación es de júbilo por algo conseguido y que ha sido anhelado. Se siente uno pletórico. pero en ésta modalidad todo es pasajero, desaparece enseguida y se cae a un mundo inferior, que puede ser al de hambre ( ansiedad) o al infernal ( inmerecimiento). Lo mejor es vivir las situaciones de éste tipo con conciencia de que serán pasajeras.

 
Maribel Carro

Maribel Carro

El mundo de la exaltación: Es un estado de euforia que nos coloca en un estado de alegría, optimismo, ímpetu…,pero que más tarde o más temprano termina y nos lleva de forma estrepitosa, al primer mundo o infierno, en forma de angustia, tristeza, desesperación… 

La manera de sobrellevar este dolor, es la aceptación de ambos mundos: “Puedo vivir de forma íntegra, con gratitud y disfrute este momento de felicidad, sabiendo que pasará, y que posiblemente transite después por los caminos más oscuros, pero que las dos forman parte de mi experiencia condicionada”. Encontrar la aceptación de ambas, como las dos caras de la misma moneda.