QUE ES EL SER HUMANO. Desde la ciencia.

sabda

Hace muchos años, en una ocasión escuché que la ciencia encontraría a Dios; y eso es lo que Félix desveló  hace  tiempo y este fin de semana nos lo ha recordado. Este es el relato de cómo lo he vivido y entendido yo, de los aspectos que más me han impresionado de su exposición.

Todo lo que existe es manifestación de AKASHA (una vibración, un resplandor, un vientre eternamente gestante que da forma a todas las cosas, una matriz de la que todo surge y no se puede percibir con los sentidos), símbolo de aquello que se manifiesta. Solamente en estados sutiles de conciencia se puede percibir a AKASHA. La ciencia lo denomina el  Vacío Cuántico (VC), un tipo de existencia no manifestada, en estado de latencia. Una “fuente ilimitada de energía situada más allá del tiempo y del espacio”. En el Hinduismo es el Brahman Supremo (BS) expresándose de este modo: “Todos los mundos, materiales e inmateriales proceden de mí, Yo Soy la Fuente”. De ello emana todo lo manifestado: el Atmán, Jesús, Tú. Y así aparece en los textos Védicos interpretado por los Rishis (sabios Arios, profetas).

Para Jesús AKASHA es el Padre.

En la vida las cosas no son ni buenas ni malas, se convierten en realidad cuando les ponemos nombre, cuando las juzgamos.  Esto es lo que se sugiere en el capítulo 3 del Génesis cuando Dios hace desfilar por delante de Adan animales y plantas para que les ponga nombre; estos animales y plantas ya existían antes de ser nombrados, pero ponerles nombre es afirmar lo que son. Nos pasan cosas y las hacemos reales al juzgarlas. En  función de cómo lo cataloguemos, de nuestro juicio de la experiencia, así será: si decimos “mal” será mal, y si decimos   “bien” será bien.

Somos responsables de nuestra realidad. La manera de conseguir lo que necesitamos es dándolo al prójimo ya que somos seres profundamente necesitados, y para salir de este estado de dolencia y aflicción necesitamos apoyo y respaldo. “Lo que das al otro, a ti mismo te lo das”.

En tiempos antiguos la religión se entendía como una manera de vivir, y no en lo que se ha convertido con el tiempo. La Religión era Compasión, actuar desde la ética que tiene en consideración al otro, basada en la regla de oro: “No hagas a los demás lo que no quieras que te hagan a ti” o “Haz al otro lo que quisieras que te hicieran a ti”.

Somos herederos de una tradición antigua (6000 años a.C, los Arios, los Rishis), donde se vivía desde la compasión y  se intuía  que todo nace del vientre fecundo, de la matriz que da forma a todo lo que nace: AKASHA.  La cualidad fundamental de AKASHA la denominaban  Sabda = Vibración, Sonido. Y Juan el evangelista nos habla del “Verbo” como origen de todo lo creado, de todo lo manifestado. “En el principio era el Verbo, y a partir de él todo se hizo y sin él nada se hizo”. “Y el Verbo se hizo carne y habitó entre nosotros”, concluye en alusión a Jesús, como encarnación del poder creador de AKASHA.

Todo hecho acontecido sigue permaneciendo en AKASHA después de haberse manifestado. Los Archivos Akáshicos  son la memoria de la naturaleza que guarda todo lo vivido. Contienen toda la historia, pasado, presente y futuro.

Félix nos habló también del “Teorema del niño malo”  formulado por G. Becker, con el que demuestra matemáticamente que actuar de forma altruista, en beneficio del otro, redunda en beneficio propio aunque lo hagas egoístamente. Un nuevo punto de vista para inversores!!!

¿Cómo se forma la realidad?

Félix se basó en experimentos que relacionan onda y partícula, como el iniciado por T. Young hace más de dos siglos y luego repetido con variantes en nuestros días con la incorporación de un disparador de fotones y la intervención de un “observador”, gracias a cuyos resultados extraemos interesantísimas conclusiones como que la partícula no tiene entidad propia, no existe por sí misma en el universo (lo que existe es la onda). Si aparece la partícula es porque hay un “observador” que la ha concretado. Por tanto, cabe deducir que el Ser Humano (partícula) es el resultado de un “acto inteligente”: alguien o algo lo ha hecho así… ha querido que Tú Seas. Ese “algo” sigue presente o vivo en el Ser Humano, pues de lo contrario el Ser Humano (partícula) dejaría de ser.

Todas las cosas manifestadas, antes de manifestarse existen en estado latente como una “función de onda”, abiertas a diferentes posibilidades u opciones de las que sólo una será concretada (manifestada).  Pero las  opciones que no son elegidas, no desaparecen, sino que quedan incorporadas a un mundo paralelo que no podemos ver. Cada uno de nosotros es la opción concretada en este universo, pero con toda probabilidad existen “versiones” de nosotros mismos en mundos paralelos que no conocemos ni podemos ver.

Cada estado de ánimo es un estado de un mundo paralelo; con el sentimiento transito por todas las realidades ya que soy múltiple y existo en múltiples mundos a la vez y soy el conjunto de todo lo que en ellos existe. Todos los mundos existen en nosotros en estado latente que podemos experimentar. Los cambios de estado que experimentamos son como abrir la puerta  a estos mundos, penetrar en un mundo donde sólo existe mi versión en forma de tristeza o de alegría o de júbilo o de sentirme no merecedor de las cosas buenas.

Hemos venido aquí a rescatarnos, en auxilio de una parte nuestra que está aquí. Esto es difícil de aplicar si sólo me identifico con lo que creo que soy (cuerpo/mente, Ego). Hemos venido aquí a declarar Santo todo lo creado, todos los aspectos que hemos dejado atrás en nuestra vida. Descubrirlo, tomar conciencia de que ello existe y llevarlo a nuestro corazón para que se sienta acogido. Solo así se hace el cambio profundo, la transformación, la Metanoia. No es cuestión de cantidad sino de actitud. No rechaces, acoge, acepta porque cada persona que se acerca a ti (los otros) son versiones de ti mismo. Todo lo que hay que hacer es encajar, reconocer que lo que vive el otro es mío también. Lo que veas ante ti recíbelo como tuyo.

Somos creadores de la realidad.  Cuando actuamos no siendo conscientes de ello, estamos volviendo a repetir patrones continuamente (el SAMSARA). El “yo” que está creando de manera no consciente está establecido en la mente condicionada (Avidya), sometido a la influencia del pasado evolutivo, de la memoria de Akasha,  donde las experiencias ya están categorizadas como buenas/malas. Y desde este condicionamiento nosotros somos repetidores de situaciones y hechos. Toda la vida es cíclica, también nuestro comportamiento.

Cuando hemos aprendido y tomado conciencia, podemos enfrentamos a la creación de la realidad de manera consciente desde lo que somos… Yo Soy el VC (BS, AKASHA, El Padre, Dios) Y en ese caso, “crear significa asumir que quien crea es el poder creador o PADRE”. Y a partir de aquí empezamos a crear una nueva realidad. Pero eso exige un cambio en nosotros radical, una metanoia profunda que en palabras de Jesús significa “ negarse a sí mismo”. La elevación de la conciencia es un ascenso total, con todo lo vivido, de lo que eres consciente y de lo inconsciente también; es actuar como el buen pastor: hay que ir tras las ovejas perdidas (inconsciente, mundos paralelos, lo que no me gusta…), recogerlas y traerlas al redil.

Toda la Humanidad evoluciona hacia la “CREACIÓN DE UNO MISMO COMO HIJO DE DIOS”, siguiendo un impulso imparable del alma. La ciencia lo expresa como  “tendencia a la complejidad”. Y sentimos que la vida humana tiene una intención, un propósito subyacente, una finalidad que da sentido a todo. Y nos sentimos sobrecogidos y firmes a la vez.

Gracias a todos y un fuerte abrazo!!!

MªJosep Evia

MªJosep Evia