LA CREACIÓN DEL “HOMBRE CELESTIAL”

hagase

Este fin de semana tan esperado por mi corazón ha sido especialmente importante; aparte de ser expuesto y explicado el tema que nos tocaba de forma magistral y brillante por Félix, ha ocurrido algo inesperado dentro de mí. No se muy bien cómo explicarlo…ha sido como un “clik” en mi pecho. Félix nos llevó de la mano recorriendo el camino de la filosofía perenne sobre lo que es el Ser Humano; de cómo desde Dios (Akhasa, Brahman Supremo, Vacío Cuántico, Gran Espíritu…), a modo de un  acto de observación de Sí Mismo, emana desde su ilimitado seno toda la manifestación, dando lugar a los Universos, nuestro planeta , a ti y a mí (¡que maravilla¡); y puesto que sólo existe Dios, todo lo emanado también es Dios: Dios manifestado; y que ÉL está completo en ti y en mí y por lo tanto perfecto; que somos una versión visible de ÉL.   Ese acto de observación/creación –siguió explicándonos- es el “HÁGASE” narrado en el Génesis, y se dice que tiene lugar en el 6º día, creando al Hombre a su imagen y semejanza. Pero resulta que viendo al hombre actual no podría decirse que se parece a ÉL, que esté realmente “creado”, y más bien se nos sugiere la existencia de un proceso que concluye en él, que  ese hombre  a “imagen de Dios” se está creando, que ese hombre se está realizando y que toda la evolución humana no ha tenido otra función que la de crear al Hombre-Dios. Que tú y que yo hemos creado toda la evolución del ser humano para llegar hasta aquí…!

En ese momento mi alma se sobrecogió, ese fue el “click” que sentí dentro; mi cuerpo entero vibraba y mis lágrimas caían sin poder retenerlas, sintiendo la certeza de sus palabras. Hoy siento que todo lo que ha existido y existe lo hemos creado para llegar a un final y me conmuevo; ese final es este presente, y este presente representa la oportunidad de hacer real en nosotros al “hombre hecho a imagen y semejanza de Dios”, al hombre consciente de que lo es: al Hombre Celestial.

Siento en lo más profundo de mi corazón que se nos ha revelado una gran noticia, y que ese “HÁGASE” está muy, muy cerca; que el tiempo está vencido…,  que ese Hombre Celestial ha estado latente en la Vida durante nuestro proceso evolutivo y  que nuestra vida, nuestra familia, nuestro trabajo, el lugar donde vivimos… es el ámbito adecuado y perfecto para hacerlo real. En ese momento, en ese lugar de la conciencia alcanzado, sólo queda una cosa por hacer. Y es bendecir toda la Creación declarándola BUENA.

Con Amor,

Kuchy Sánchez

Kuchy Sánchez