AMAR A DIOS SOBRE TODAS LAS COSAS

dios en mi

Siempre me ha dado envidia, cuando leía la vida de los santos, cómo ellos podían sentir ese Amor tan grande a Dios; no entendía como se podría conseguir. Lo reconozco, pero sentía envidia y rabia porque yo era incapaz de conseguirlo.

Miraba al cielo y se lo pedía una y mil veces, sobre todo cuando terminaba algún libro de la vida de los santos, y le decía a Dios: “Esta vez lo conseguiré; ya verás, no habrá nada que se ponga por delante de ti”. Pero pronto volvía a sucumbir y me veía deseando cosas que me atraían mucho y me olvidaba de Dios.

Pero ahora he entendido el proceso y sé que todo es adecuado y perfecto. Atmán estaba metido hasta la médula en el samsara, tenía avidez de experiencias, se había configurado un cuerpo y una mente que le permitía ver la separación. Nuestro hemisferio cerebral izquierdo ha hecho lo correcto para conocer a Dios en cada una de sus manifestaciones: ese ha sido el camino del árbol de la ciencia del bien y del mal. Conocer todos los estados, todos los aspectos  de la creación.

Pero creyendo que Dios estaba en su Cielo y yo atrapada en su creación intentando salir, no veía el camino. ¿Cómo iba a encontrarlo si Él no está aquí?
Le decía en mis oraciones que la Tierra es muy hermosa, que los paisajes me emocionan mucho y me hacían sentir más cerca de Él; pero no quería estar aquí, que me sentiría mucho mejor en su Cielo. Así ha pasado mí vida, buscando fuera lo que dentro estaba.
Pero aunque siempre hemos oído a Félix decir que fuera de Dios no hay nada, que Dios está en toda su creación,  logré asimilarlo sólo como conocimiento intelectual, pero no lo hice mío. Las cosas ocurren cuando tienen que ocurrir o cuando estas preparado para recibirlo.
Entender la creación como UN GRAN ACTO DE AMOR, de reconocer a Dios en todo y en cada persona que se acerque a mí, que Dios no me dejó desamparada y sola, sino que vino en mí y en cada uno de nosotros para vivir la vida que estoy viviendo, que cuando ya lo ha vivido todo y reconocido en todo me dice: “Estoy en ti y siempre lo he estado, sólo quería que me reconocieses y amases en todo lo que existe y existirá ”

Pues sí Dios mío, hoy te reconozco y te amo en todo; tu creación es bendita, todo es adecuado y perfecto. Hoy libre y voluntariamente mi Atmán quiere abrazar a Brahman y declaro que no hay dos sino UNO Y TE AMO EN TODAS Y POR ENCIMA DE TODAS LAS COSAS.

Un abrazo,

MªÁngeles Tomé

MªÁngeles Tomé