Reflexión y Cuidados Paliativos

 

Magdalena Berasategui

Magdalena Berasategui

Hola amigos:
Hace días que no he podido entrar en el foro; muchas guardias ( no nos ponen sustitución ) y también me ha tocado ( estaba hace tiempo apuntada para hacerlo ) un curso sobre Cuidados Paliativos, del que quiero compartir alguna cosa.
Ha resultado muy importante e interesante enseñar al personal sanitario ciertos instrumentos básicos para ayudar, apoyar y cuidar, al enfermo terminal y también darle estos apoyos y enseñanzas a la familia.
Dentro de estos instrumentos básicos, está: control de síntomas, soporte emocional y la comunicación.
En el control de síntomas, muy importante: cuidados de la boca, insomnio, dificultad respiratoria ( fármacos y enseñar a la familia cómo utilizarlos ), cambios posturales, estreñimiento, dificultad para alimentarse, tratamiento farmacológico y no farmacológico para tratar el dolor, prurito, ansiedad etc.
En el plano emocional, cómo identificar la emoción y cómo ayudarle; y muy importante: ofrecer presencia para que no se sientan abandonados; y han hecho mucho hincapié en las fases por las que pasa el enfermo: negación, ira o enfado, pacto o negociación, depresión y aceptación.
En cuanto a la comunicación, nos han hablado de la comunicación verbal y no verbal, y que sea sincera y coherente, evitando mentiras piadosas, cambiar de tema, huir etc., escuchar, si se puede preguntar, no suponer, persuadir, no imponer etc., para con todo ello conseguir que el enfermo se sienta satisfecho respecto a la atención recibida, se sienta cuidado, reciba mejor los tratamientos, aliviar ansiedad etc.
Esto es super resumido y lo comparto con vosotros, porque siendo muy importante el  aprender a cuidar al enfermo terminal, cuando estaba finalizando el curso me hice la siguiente reflexión:
cuidamos al enfermo en su vertiente emocional, todas sus necesidades del cuerpo, sociales…, pero ¿qué pasa cuando después de cubrir todo esto, sigues viendo en el enfermo el miedo, pues él sabe que está cerca su despedida? Trasladé  al equipo de Cuidados Paliativos esta pregunta y se salen por la tangente, hablándome de “más cuidados”, pero sin afrontar la cuestión de  decirle al enfermo, con todo el Amor,  que va a regresar al Hogar del que un día vino, que le están esperando, que no hay culpa, que todo está bien,  que JESÚS está con los brazos abiertos para acogerle…, en resumen dándole al enfermo LUZ Y ESPERANZA.
Después de esto, os daréis cuenta amigos, de lo importante que es llevar a cabo nosotros este mensaje, pues hay mucho desconocimiento y miedo a lo que pasa, cuando se acaba la vida en la tierra.
¡¡Ánimo a todos!!
Os quiero. Un abrazo
l
Félix Gracia
Félix Gracia
Querida Magdalena:
Tu observación es absolutamente acertada; ese es tu terreno y nadie lo hará tan bien como tú. Hazlo, aunque no figure en el manual.
Abrazos.
 

Javier Amer

Javier Amer

Por supuesto de acuerdo con el “Profe”. Tú sabes muy bien lo que hay que hacer y además lo sientes porque te sale del corazón. Eres la persona adecuada y estás en el lugar adecuado para hacerlo, y si te “toca” estar más tiempo ahí, será para que ninguno de tus enfermos “se pierda” tu acompañamiento.
Muchos besotes.
 

María Ramos

María Ramos

Hola Magdalena: ¡Que importantes son todos esos procesos que vive el enfermo!, y que gran experiencia para el que acompaña. Gracias a esas vivencias aprendemos lecciones a veces desde el silencio. Siempre tratando al otro desde un sentir profundo ,con una mirada amorosa, una caricia… siempre desde un solo corazón.
Un abrazo
 

Raquel López

Raquel López

Hola. Magda me parece precioso que hagan estas cosas y tú lo haces genial. En el hospital de Alcalá también han dado formaciones sobre estos temas. Yo gracias a una amiga que trabaja allí pude asistir a una que dio un Lama y estuvo muy bien.
He tenido varias experiencias con gente antes de morir y lo que más me impactó es que ellos ya saben que se van y no soportan que su entorno les mienta. Qué bueno Magda gracias por compartirlo. Muchos besos y un abrazo muy fuerte. Hasta el sábado, que ganas de que llegue!!

Félix Jurado

Félix Jurado

Adelante Magdalena!!!
 

Elena Saenz de Viteri

Elena Saenz de Viteri

Magdalena, algún día habrá mas gente con esa conciencia al acompañar en el tránsito; mientras tú ya lo estás haciendo porque esta en tu naturaleza, brota de ti y a través tuyo aprenderemos cómo hacer lo mejor posible  cuando nos toque vivir la experiencia.
Un abrazo inmenso

MªCarmen López

MªCarmen López


Hola Magdalena, es importante lo que nos cuentas, es la certeza de que nosotros conocemos una parte desconocida y a la vez la más importante que acompaña a todo el proceso de la muerte. Como dice Félix, para aprender a vivir la vida hay que conocer los secretos que hay detrás de la muerte.

Un abrazo muy fuerte

Mª Carmen

Magdalena Berasategui

Magdalena Berasategui

Gracias Félix y a todos vosotros amigos, de todo corazón; vuestras palabras de cariño y ánimo, me darán la fuerza, si en algún momento, siento que no puedo…….
Muchos besos
 

Vicente Benlloch

Vicente Benlloch

Hola Magda,
creo que haces una labor increíble. El tema de la muerte es un tema tabú y desconocido que la gente no sabe muy bien cómo abordar.
Recientemente me he encontrado con el fallecimiento de gente cercana y he visto el desamparo y la desorientación de los familiares.
Sólo he visto morir a una de mis abuelas y recuerdo claramente la experiencia y como la viví, con ese sentimiento de no saber muy bien que está pasando y qué hacer.
Me he vuelto a releer el curso sobre la muerte de Félix y siento que es un tema importante.
Un abrazo.

Anna Majoral

Anna Majoral

Magdalena, una vez leí en un libro  que hablaba de la muerte que en este momento de cambios en la Tierra vendrían almas en misión de acompañar y guiar en el tránsito al otro lado a las personas cercanas a la muerte y recuerdo que me impactó por la labor tan especial, necesaria y bonita para el servicio de estas almas.

Ánimo, eres muy adecuada para este servicio, eres dulce y amorosa y tienes el conocimiento; qué más hay que pedir.

Muchos besos.

Marian Rivadeneira

Marian Rivadeneira

Gracias Magdalena por hacernos participes de esta experiencia. En mi opinión es el paso más importante en el acompañamiento del moribundo y también el más descuidado, generalmente por desconocimiento. En tu trabajo puedes hacer una gran labor y realmente la estás haciendo ya. En hora buena.

Un fuerte abrazo

Magdalena Berasategui

Magdalena Berasategui

Gracias Anna, Vicente; y sí, tengo claro y un sentimiento inmenso, que mi misión en este momento, es acompañar y guiar en el tránsito.
Hoy he sentido una emoción inmensa, al ver como los sudafricanos, celebraban con cantos, bailes, aplausos, el regreso a la Casa del Padre, de Madiba.
Besos

Toñy Gómez

Toñy Gómez

Hola cariño, creo que no añado nada a lo ya expuesto; pero, sí quiero ratificar que me parece maravilloso y muy importante tu trabajo y que esos enfermos son unos afortunados por tenerte.
Por lo que te conozco eres ¡tan tierna y cariñosa!
Un abrazo, Magadalena
 
 

Tomás del Hierro

Tomás del Hierro

Hermana Magda: estás haciendo lo que has venido a hacer. Se nota que has bajado, entre otras cosas, para acompañar a los que se van y POR ESO LA VIDA TE HA PUESTO AHÍ. Y por ello precisamente lo haces tan bien que lo bordas.
Así que te toca seguir y enseñarnos.
Saludos.

MªCarmen Gomis

MªCarmen Gomis

Hola familia.

Al hilo de tu comentario, querida Magdalena,  quisiera compartir con vosotros la experiencia de estos últimos días.
Dos días antes de irme de vacaciones, le diagnosticaron un cáncer terminal a un amigo muy querido, así que he vivido estos días con sentimientos encontrados por lo que me unía a él.
Estuve llamando a diario para saber de él, y su mujer me informaba de cómo empeoraba a pasos agigantados. Lo mandaron a casa porque él pidió morir dignamente en su cama.
Llegue el viernes por la noche y sin ir a casa pasé a visitarle; al verlo reconocí todos los síntomas de que ya había llegado la hora, me senté a su lado, le cogí la mano y le hablé. Le dije todo lo que pensé oportuno y me fui a casa (lo vi mal, pero no pensé que fuera a ocurrir tan rápido), pero una hora después me llamó mi amiga para avisarme de que había fallecido.
Volvimos inmediatamente y allí estuvimos acompañándoles hasta las cuatro de la madrugada que vinieron a trasladarlo al tanatorio. Los familiares, muy afectados,  lógicamente no atinaban. Encendí una vela bendecida del día de la Candelaria que tenía en casa  con la intención de que le indicara el camino y lo guiara. Poco a poco, se creó un ambiente de paz y serenidad increíble, estuvimos a su lado acompañándolo, les conté algunas cosas del proceso y sus dos hermanas, su mujer y algún familiar más le estuvieron expresando todo el amor que sentían por él, y lo importante que había sido en sus vidas. Fue muy bonito, pues superando la amargura del momento y con mucha aceptación, lo animaron a seguir su camino hacia la luz , sin ningún intento de retenerlo.
Víctor y yo dimos lectura al “decreto de bendición” en su nombre y en el de todos, reconociendo así la adecuación de todo lo vivido, por ser experiencia de DIOS vivida a través de su manifestación y declarando BENDITA toda su vida.
Ha  sido dura la despedida, pero a la vez una experiencia conmovedora el  poder ayudar a un ser humano en ese tránsito, aportándole LUZ y ESPERANZA, (también a la familia ) como bien dice Magdalena.
Lo hice con humildad, pero sin miedos ni complejos, convencida de que eso era lo que me correspondía hacer en ese momento.
Gracias Félix por todo lo que nos has enseñado. Quiero seguir aprendiendo para poder hacerlo mejor. Siento mucha paz.

 

Vicente Benlloch

Vicente Benlloch

Hola MªCarmen,
me he emocionado leyendo tu experiencia.
Un abrazo.

Javier Amer

Javier Amer

Hola Mª Carmen.
Que momento tan conmovedor has vivido, cuando alguien cuenta algo así, el corazón se nos llena de sentimientos de alegría y ternura a pesar de que la circunstancia sea de pérdida para su familia.
Gracias por compartirlo.
Besotes.
 

Elena Saenz de Viteri

Elena Saenz de Viteri

A mi también me ha emocionado tu experiencia Mª Carmen, que aun viviendo con tristeza por la perdida de un ser querido, me ha parecido bellísima. Estoy segura que el que estuvierais allí ayudo a tu amigo en su transito al corazón de Jesús
Un abrazo muy fuerte