¿Qué caracteriza a la fase evolutiva de “supervivencia” y cuáles son los vestigios actuales de la misma en nuestra conducta y en nuestro cuerpo?

el ritmo de la clase CFG

2.- ¿Qué juicio moral correspondería formular a dicha fase?

3.- ¿Qué crees que pueda opinar Dios de ella?

* * *

Buenos días a todos

1. Llamamos instinto a toda disposición psicofísica innata y heredada que incita al sujeto a actuar de una determinada forma frente a un estímulo u objeto. Mientras que la conducta de los animales se desarrolla básicamente en función de los instintos, en el ser humano el impulso instintivo pasa por el filtro de la razón. El instinto de supervivencia pertenece a una serie de instintos denominados vitales, pues tienen como finalidad la conservación de la existencia del sujeto.
Al hablar de fase evolutiva de supervivencia, nos remontamos al estado mas primario y común entre seres humanos y animales. En dicha fase la prioridad vital es el mantenimiento y sustento de la vida (reproducirse, descansar y alimentarse) y, al mismo tiempo, evitar la muerte (defenderse).
Los vestigios actuales de la fase de supervivencia de pueden observar en el mantenimiento en el ser humano de dichos instintos en su nivel más básico (como podría observarse, en el caso del instinto de nutrición, en la organización del ser humano en grupos para cazar, en lugar del mero acercamiento a la comida). No obstante, dado el proceso de complejidad que ha sufrido la evolución del ser humano, también se han mezclado instintos con conductas voluntarias. Tomando el mismo ejemplo del instinto de nutrición, hoy día el ser humano elige los alimentos enn función del placer que le proporcionan, mas que por la necesidad de saciar su apetito. Incluso añade consumos superfluos, como puedan ser el alcohol o las drogas.
Estos instintos de placer van evolucionando hacia los instintos sociales, que incitan al individuo a la formación de colectividades, y, por último, hacia los instintos culturales, el los que ya podemos incluir las tendencias religiosas y filosóficas. En estos dos últimos el ser humano tiende la mano a Dios (o a sí mismo).

2. El juicio moral que correspondería a dicha fase es, a mi juicio, inexistente, si se emite desde la Conciencia Divina, pues desde dicha exquisita perspectiva todo es justo y adecuado al Plan Divino. La fase de supervivencia se puede reconocer como la parte más animal del ser humano. Puesto que nuestra parte instintiva es innata, y absolutamente necesaria para nuestra vida, no podemos ni debemos juzgarla. Tampoco ocultarla, pues emergería con más fuerza.

3. Dios vela por todo ello, desde la más simple célula hasta el órgano más complejo. Desde la función aparentemente más modesta hasta la más sutil. Existe todo un universo milagroso dentro de nuestro cuerpo, probablemente más deslumbrante que el que podamos apreciar cuando nos asomamos a las estrellas. Y en cada molécula, en cada átomo, está Él observándolo todo y sosteniéndolo desde su infinito amor.

José Antonio

José Antonio