CORPUS CHRISTI

corpus christi 2 

“El Padre emana de sí el Universo de manera que éste constituye su manifestación material o aspecto visible. En consecuencia, así como denominamos “cuerpo” a nuestra manifestación material, podría decirse que el universo es el “cuerpo” del Padre, la estructura material que habla de Él sin definirlo en su totalidad, al igual que tu cuerpo también muestra rasgos de ti, pero no todo lo que tú eres. Y, así como puedes afirmar “éste es mi cuerpo”, señalándolo, también el Padre podría decir lo mismo aludiendo al infinito universo. Y, puesto que Jesús se hizo uno con el Padre y afirmó que ambos son el mismo, ¿ves lógico que Jesús, el Cristo, pudiera considerar el universo como cuerpo suyo? En tal caso, ¿crees natural que desde esa postura Jesús pueda tomar un trozo de pan, o una manzana, o uvas… , y ofrecérselo al amigo diciéndole: “Toma y cómelo, porque éste es mi cuerpo?

Y al comerlo con esa conciencia , ¿no crees que el acto de comer trasciende el nivel fisiológico y se convierte en una comunión de los cuerpos, que en verdad el cuerpo de Cristo se funde con el que come? 

Comer con la conciencia de que al hacerlo integras el cuerpo de Cristo al tuyo, te abre a la experiencia de integración en el Espíritu también, a la percepción del Padre que te habita y tu comunión con Él, que hace de ti el Hijo de Dios. El Cristo.” 

 Félix Gracia (del libro: En el nombre del Hijo)

Félix Gracia